Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 14

Arriba, arriba y a volar

La mañana siguiente, Jonathan llevó a Clark a la escuela. En el desayuno, Martha les sobre la mujer rubia en uniforme rosa y blanco que se presentó en el granero la noche anterior y que desapareció junto con la misteriosa esfera. Cuando el niño preguntó por la otra nave espacial, Jonathan se apresuró a contestar que , algo que sorprendió incluso a Martha.

En la escuela, Clark se reunió de nuevo con sus amigos y lo primero que hizo fue disculparse con Pete por haberlo lesionado. El peli-mono le restó importancia al asunto, le extendió un marcador y le indicó que pusiera su marca en el yeso de su brazo. Como Clark no dejaba de reprocharse y disculparse con él, le replicó con una sonrisa:

. Clark quedó confundido, sólo comprendió a qué se refería su amigo cuando, antes de iniciar clase, la profesora les presentó a una nueva estudiante, una pequeña de cabellos claros de nombre Chloe.

El resto de la jornada transcurrió sin mayores tropiezos, incluso el pesado de Brad pareció guardar distancia ese día. La única novedad notable, a falta de cualquier otra de mayor relevancia, corrió por cuenta de un ligero mareo que experimentó cuando estuvo compartiendo durante el descanso con su amigo Kenny Braverman. Por demás, todo bien.

Ya cerca del mediodía, su padre pasó a recogerlo en la camioneta y no encontró objeción a la petición de llevar con ellos a Lana. Jonathan condujo hasta la casa de la pelirroja, allí los niños se despidieron y Jonathan creyó ver entre ellos una chispa naciente, tímida, de algo más que una mera amistad.

En la verja de la entrada, a unos metros de la casa, Clark le confesó a su padre sus temores respecto a los cambios en su fuerza, su asombrosa capacidad de recuperación y la agudeza de sus sentidos, de la que Jonathan recién se enteraba, aunque se guardó el contar sobre la conversación que les escuchó el día anterior. También se sinceró sobre los sentimientos de culpa que lo agobiaban por lo ocurrido con Pete. Jonathan se estacionó.



, le interrumpió Clark, asustado por lo que estaba por preguntar a continuación.

Jonathan lo abrazó. Si le hubiera preguntado eso ayer, casi con seguridad, habría respondido para sus adentros . Ahora pensaba diferente, ya no tenía ese miedo. La noche anterior había echado un vistazo al mañana y aunque le preocupaba un poco (como a todo padre) la magnitud de los retos que alguien con sus capacidades tendría que enfrentar, estaba convencido que su pequeño no era un monstruo mutante, aunque no estaba tan seguro respecto a que viniera o no del espacio.

, respondió finalmente.

Clark asintió. En cuanto llegaron a la casa y hubieron almorzado, Clark se amarró una toalla rojiza al cuello y salió corriendo gritando .

, preguntó Martha desde el portón de la casa, mientras observaba a su hijo correr hacia el campo cosechado.

, contestó su esposo, notoriamente alegre, contagiado de seguro por el entusiasmo de su hijo.

. Ella le abrazó.

, respondió Jonathan. El infarto de la otra noche era una señal clara de que no debía tomar a la ligera su corazón.



Jonathan silenció a su esposa y le hizo señas de que Clark podría oírlos. Ella obedeció y no dijo más. Mas tarde, Jonathan le contaría como después de regresar de dejar a Clark en la escuela y subir la nave espacial a la parte de atrás de la camioneta, se la llevó a las montañas, cerca de donde suele acampar con Clark y allí la enterró. Lo hizo no solo para evitar que su hijo la viera, sino también como precaución para evitar atraer a su casa a sujetos como el de la otra noche.

Jonathan caminó hacia el campo, observando al pequeño correr con los brazos extendidos, simulando un planeador. Clark se sentía más enérgico que nunca, pensando en las posibilidades, las infinitas posibilidades del mañana y soñando con que un día ojalá no muy lejano, pudiera surcar los cielos, tal como el misterioso hombre volador con capa que los salvó a él y a su padre.

En la casa, un solitario televisor mostraba un aburrido presentador de noticias comentar las varias consecuencias menores del fenómeno de manchas solares que ha experimentado el Sol por estos días. Nada realmente relevante.

Capítulo siguiente: Epilogo
Capítulo anterior: Una voz de aliento

Comentarios

  1. Y eso es toooodo, amigos...

    Bueno, no realmente. Ese canto de cierre tendrá que esperar hasta la próxima semana, cuando publique el epílogo de esta historia. Entonces podremos despedirnos de esta versión libre, espontánea y no oficial de la historia de Clark Kent cuando niño, en los campos de Smallville.

    Nos vemos en ocho días!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…