Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 13

Una voz de aliento

, llamó Clark con urgencia.

Martha se mostró renuente ante tal propuesta y la verdad es que para Jonathan tampoco resultaba una idea muy atractiva. No era sólo porque todavía se sentía convaleciente, se trataba de personas con habilidades superiores a las de cualquier mortal que conocía, ¿qué podían ellos hacer, como no fuera estorbar? Sin embargo, antes que pudieran debatirlo y sin previo aviso, el pequeño Clark se desmayó. Martha reaccionó de inmediato, lo tomó en sus brazos y entró en la casa. Jonathan los siguió, con algo de esfuerzo. Su corazón había sido reparado y latía de nuevo, pero le tomaría tiempo sanar del todo, si es que alguna vez lo hacía.

En medio del maizal, el hombre volador se retorcía del dolor mientras luchaba por mantener unida cada molécula de su cuerpo. Black Mace tenía una expresión de satisfacción en su rostro. Iba finalmente a hacerse con la victoria sin siquiera usar su mazo.

. El hombre replicó con apenas un susurro, pronunciando unas cuantas palabras que Black Mace no pudo comprender. , contestó con mofa.

, escuchó decir a la mujer que estaba de pie frente a él. Imra tenía un hilo delgado de sangre saliendo de su nariz, una manifestación del esfuerzo que debió realizar para resistir con sus poderes mentales el abuso físico al que fue sometida momentos antes. Se limpió aquella sangre con la manga de su uniforme, dejando ver un objeto metálico que sostenía en la mano. Black Mace reconoció la diadema y no ocultó su horror cuando la escuchó hablar de nuevo, sin mover los labios.

Con un esfuerzo menor al necesario para pestañear o espantar un mosquito, Imra golpeó síquicamente a Black Mace, induciéndole un coma que lo hizo caer pesadamente a tierra. En palabras del propio Mace, lo apagó.

Sin perder tiempo, Imra envió un comando mental a su anillo de la Legión, que transmitió a su vez una señal electrónica a un receptor parqueado en medio del campo, fuera de la vista de cualquiera. En respuesta, la capsula de tiempo en que viajaron vino a ellos. Usando su telequinesis, ya que no cabía lugar a dudas que de intentarlo usando su fuerza física le sería imposible, levantó el cuerpo de su amigo y lo depósito con cuidado dentro de la capsula. Acto seguido entró y salió. La puerta de la capsula del tiempo se cerró y sin más, desapareció.

Con ayuda de su anillo, Imra voló hasta el granero usando su telequinesis para llevar consigo el cuerpo inconsciente de Black Mace. No vio a los Kent, parecía que estaban ocupados dentro en la casa. Aprovecho para dejar a Black Mace dentro de la capsula y comenzar a programar la computadora de abordo para regresar a su propia era. Cuando todo estuvo listo para partir, una voz la llamó. Ella salió de la capsula. Era Martha.

, le preguntó la preocupada madre.

Imra era madre de dos pequeños y podía entender su angustia. Bajó a su lado, la tomó de las manos y le respondió usando su propia voz y no su telepatía, para no alterarla más de lo que ya estaba.

. Aunque a la fecha no había ocurrido, ella se había encontrado con Martha antes, a una edad donde no alcanzaba a comprender ciertas cosas como ahora lo hacía. Por eso, la abrazó y con lagrimas en los ojos, dijo: .

Luego, se apartó y entró en la capsula para desaparecer junto con ella.

Martha se quedó a solas en el granero, agradecida por las palabras de aquella mujer. Antes de regresar a la casa, donde Jonathan y un recién reanimado Clark la esperaban, miró a su alrededor, al desorden y destrucción que allí quedaba. Habría mucho que hacer en la mañana, especialmente en lo concerniente al cuarto oculto del piso, donde estaba aquello. Se acercó y contempló de nuevo esa especie de cohete espacial donde una tarde, ocho años atrás, habían encontrado al pequeño Clark. Ahí confirmó que sus ojos no le habían engañado antes, cuando creyó reconocer a aquel hombre volador. Precisamente allí, en ese cohete, estaba la prueba. Grabado en su parte frontal, resaltaba un escudo pentagonal con algo que podría describirse como una estilizada. Era el mismo escudo que llevaba como insignia en su pecho aquel misterioso hombre volador.

Capítulo siguiente: Arriba, arriba y a volar
Capítulo anterior: Hombre caído

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Estrellas en Colisión - Capítulo 13

Atando cabos sueltos


La USS Enterprise entró al hiperespacio siguiendo la ruta previamente programada por Kemra en las computadoras de navegación. Igual que ocurriera durante el viaje de ida, los campos magnéticos resultantes amenazaron con desestabilizar el reactor, sólo que esta vez Scotty estaba preparado y rápidamente controló la situación, liberando de golpe la energía residual para conseguir el impulso necesario para ir más allá de los límites pre-establecidos. Los escudos deflectores estaban esforzándose al máximo para mantener la nave intacta.

“Aguanta, belleza, por favor”, pensó nuevamente Kirk, tendido en una de las camas de la enfermería.

Finalmente el impulso fue cediendo y la Enterprise comenzó a detenerse. Sin esperar por el permiso del doctor McCoy, Kirk abandonó la enfermería y fue directamente al puente de mando, donde reanudó sus labores como Capitán.

“Reporte nuestra posición, señor Chekov”, solicitó Kirk.

El teniente consultó sus instrumentos y comparó notas con …