Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Epilogo

Lentamente, Clark abrió los ojos. La luz que bañaba el lugar era tan intensa que lastimaba su retina o al menos esa era la impresión que causaba. De a poco la intensidad bajó hasta hacer el lugar visible, fue entonces que se dio cuenta que la iluminación a su alrededor era la normal, eran sus ojos los que estaban un poco sensibles. Desorientado, tardó unos segundos en reconocer la alcoba de descanso de su Fortaleza de cristal. Tambaleó con los primeros pasos que dio para salir de la cama y luego de ponerse su uniforme azul con el escudo pentagonal en el pecho, fue hasta la sala de controles.

, dijo en su cabeza la voz de Imra, quien lo esperaba en la sala.

, preguntó, todavía mareado.

.

Imra se puso de pie y seguida por Clark, comenzó a caminar por un pasillo a la derecha, que conectaba con un amplio salón de exhibiciones en medio del cual estaba estacionada su capsula del tiempo.

.



Clark la miró a los ojos y le contestó sin mover los labios, usando el mismo canal telepático por el que ella le hablaba, una técnica que con los años que llevaban de conocidos, había aprendido a dominar.

. Clark contuvo un sollozo y aceptó con agrado el abrazo de su amiga del mañana. .

, contestó Imra con absoluta certeza. .

Clark no estaba decepcionado pero no sorprendido. En su larga carrera se había topado con situaciones similares y sabía que las respuestas rara vez eran servidas en bandeja de plata.

Con un beso en la mejilla se despidió de Imra, quien usó su capsula del tiempo para regresar a su propia época. Luego, preparó algunos soportes para las mentiras blancas que iba a tener que dar para justificar su ausencia en el trabajo. Antes de salir, recordó con nostalgia aquella noche en que se vio a si mismo volando sobre los cielos de Smallville y como de niño, soñaba con poder volar como aquel hombre misterioso. Sonrió, ajustó la capa roja a su cuello y de un salto abandonó su Fortaleza en el ártico. En pocos minutos recorrió la enorme distancia que lo separaba de su querida Metrópolis, en la costa Este norteamericana.

Si, definitivamente había aprendido a volar.

Capítulo anterior: Arriba, arriba y a volar

Comentarios

  1. Bueno, finalmente hemos alcanzado el final de esta historia. Se que he omitido muchas descripciones pero abusivamente he asumido que el lector conoce lo suficiente de la historia de este ícono como para llenar los espacios faltantes. Espero que así sea y que eso no haya afectado la experiencia de esta lectura.

    No siendo más, espero este viaje haya sido de su agrado tanto como fue para mi el visitar esos años de Clark en Smallville. Así que como siempre, hasta una próxima ocasión ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…