Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 11

El hombre volador

Cuando el polvo se disipó, Black Mace no disimuló su decepción al no encontrar los cuerpos del niño y su padre. Miró a un lado y otro buscándolos pero aparte del terreno baldío alrededor y los maizales más allá del cráter del que era responsable, no vio ninguna otra forma de vida. De pronto, un zumbido en la diadema que usaba le hizo mirar hacia arriba. Allí descubrió la figura de una mujer que descendía del cielo nocturno. Imra aterrizó a una distancia prudente del mercenario.

, reparó con disgusto Black Mace. La mujer lo miró durante un momento confundida. .

, murmuró Imra, con voz apenas audible.

El viento frio golpeando a gran velocidad en su rostro reanimó al pequeño Clark. Lo último que recordaba era al gigante saltando sobre él y su padre y luego, nada. No entendía por qué se había desvanecido durante algunos segundos. No podía saber que era porque había sido movido a gran velocidad por una fuerza superior y que fue la brusquedad del movimiento sumado a la falta de oxigeno, la que le hizo desmayarse. Ahora despertaba desorientado y veía bajo sus pies los maizales pasar velozmente. Su mente infantil imaginó que estaba muerto y que su alma incorpórea volaba sobre los cultivos de Smallville de camino al cielo. Sin embargo, no se sentía muerto del todo pero algo si era cierto en toda esa fantasía, ¡volaba sobre las plantaciones de su familia! ¿Cómo era eso posible? Cada vez más despejado y despierto, sintió un fuerte brazo que lo sujetaba. Miró a su izquierda y vio a su padre todavía inconsciente, agarrado por la cintura de la misma forma que él. Trató de mover su cabeza para ver a quién pertenecían esos brazos, pero aquel brazo era macizo, fuerte y lo sujetaba de forma tal que su cabeza pudo subir sólo lo suficiente para que sus ojos se posaran en un escudo pentagonal que adornaba el pecho de aquel hombre volador. Su padre comenzó a reaccionar y al descubrirse volando por los aires, entró en pánico.

, dijo una voz que proyectaba autoridad y confianza. .

Efectivamente, frente a ellos o mejor, debajo, las luces de la casa se fueron haciendo cada vez mas grandes. Suavemente, aquel hombre aterrizó frente al porche de la entrada principal, donde Martha los observaba con la boca abierta. Con cuidado, dejó a cada uno en tierra.

, preguntó Jonathan alterado, histérico. Sus vidas habían sido amenazadas por un extraño y tenía derecho a saber por qué. Sujetó al hombre volador por la capa que llevaba cosida al cuello de su uniforme. Empinándose para quedar a su misma altura, demandó a gritos una explicación.

A varios metros de ellos, Imra ataca con descargas de energía síquica a Black Mace, pero él está preparado. Un comando en su mazo hace que en la cabeza del mismo crezcan púas cargadas de energía iónica con las que contrarresta las descargas síquicas. Mientras considera una estrategia diferente, Imra comienza a elevarse de nuevo usando la tecnología de vuelo oculta en su anillo de la Legón y ponerse así fuera del alcance de los golpes de Black Mace, quien reacciona arrojándole su mazo electrificado cuál si fuera un misil teledirigido. Imra lo subestima, confiada en poder contenerlo usando su telequinesis. Por desgracia, la energía iónica que lo alimenta crea un campo de energía a su alrededor que lo hace virtualmente inmune a su poder. El brutal impacto la arroja al suelo, dejándola atontada el tiempo suficiente para permitir a su adversario recuperar su arma y tomar posición junto a ella. Una vez más, el mercenario levanta su mazo, dispuesto a asestar un golpe mortal. Si no iba a llevarse el premio mayor, estaría más que satisfecho con este premio de consolación.

En la casa, tan repentinamente como saltó para sujetarlo, Jonathan soltó al hombre volador. La furia de hace un momento cedió cuando lo tuvo tan cerca que pudo verse reflejado en la pupila de sus ojos azules, mismos que, para su sorpresa, descubrió que conocía bastante bien. Fue entonces que su vista se nubló y sus rodillas se doblaron. El granjero sintió una punzada fuerte, dolorosa en su pecho y se desplomó. Finalmente, tal como venía anunciándoselo de a poco desde hace mucho y con particular intensidad en las últimas horas, tantas emociones fuertes hicieron mella en su enfermo corazón y este no pudo más.

Capítulo siguiente: Hombre caído
Capítulo anterior: A que te cojo ratón

Comentarios

  1. Amigo lector, bienvenido de nuevo. Esta vez debo reconocer que describí de forma incorrecta al villano de esta historia y tuve que reescribir algunos apartes de los capítulos 7 al 10, aunque nada crítico que afecte el desarrollo de la historia, que en este capítulo alcanza su mayor climax.

    Sigue en sintonía, nos vemos dentro de ocho días, ya en la recta final de este viaje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Estrellas en Colisión - Capítulo 13

Atando cabos sueltos


La USS Enterprise entró al hiperespacio siguiendo la ruta previamente programada por Kemra en las computadoras de navegación. Igual que ocurriera durante el viaje de ida, los campos magnéticos resultantes amenazaron con desestabilizar el reactor, sólo que esta vez Scotty estaba preparado y rápidamente controló la situación, liberando de golpe la energía residual para conseguir el impulso necesario para ir más allá de los límites pre-establecidos. Los escudos deflectores estaban esforzándose al máximo para mantener la nave intacta.

“Aguanta, belleza, por favor”, pensó nuevamente Kirk, tendido en una de las camas de la enfermería.

Finalmente el impulso fue cediendo y la Enterprise comenzó a detenerse. Sin esperar por el permiso del doctor McCoy, Kirk abandonó la enfermería y fue directamente al puente de mando, donde reanudó sus labores como Capitán.

“Reporte nuestra posición, señor Chekov”, solicitó Kirk.

El teniente consultó sus instrumentos y comparó notas con …