Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 10

A que te cojo ratón

La granja de los Kent contaba con tres parcelas plantadas con trigo, cuyas espigas ya se elevaban varios centímetros. En unas semanas más estarían listas y podrían prestar la cosechadora del viejo McCullogh para recogerlas. Como parte de su proyecto de diversificación, otras tres parcelas estaban cultivadas con maíz, de las que ya dos habían sido cosechadas, la tercera todavía no estaba a punto. Esta noche, Jonathan Kent se vio obligado a entrar en esa plantación.

Clark abrió los ojos y contempló el cielo estrellado de Kansas. No habían nubes, la Luna estaba a tres cuartos de creciente y todo estaba inmerso en un pacifico silencio. Podría tratarse de una experiencia relajante, de no ser por las costillas rotas y el sabor a sangre en la boca. Era una situación similar a lo vivido en la mañana, cuando fue pisoteado por el toro de Ben Hubbard aunque con una notoria diferencia: aunque el golpe que acababa de recibir había sido muchísimo más fuerte, el daño infligido era en comparación mucho menor. Y no sólo eso, su capacidad de recuperación era más rápida, tanto que para cuando se puso de pie, sus costillas ya habían sanado. Su cuerpo de niño estaba cambiando a una velocidad increíble y aunque le asustaba no saber en qué se estaba convirtiendo o por qué, tenía cosas más inmediatas de qué preocuparse, como del hombre que lo estaba buscando, moviendo su mazo a un lado y otro, abriéndose paso por entre las matas de maíz.

, gritó el hombre del mazo soltando una carcajada. Se divertía torturando a su potencial victima.

Clark se escabulló por entre las matas, aprovechando su baja estatura y la oscuridad para ocultarse. Trataba de hacerse camino a la casa, para huir con sus padres en la camioneta y buscar ayuda, pero cada que conseguía ponerse en ruta, su paso quedaba bloqueado. Black Mace estaba seguro que casi le había atrapado en un par de ocasiones, estaba teniendo problemas para encontrarlo y al poco rato, la situación dejó de parecerle divertida.

, masculló con rabia. Presionó uno de los botones ocultos en el mango del mazo y este se sobrecargó de energía. Lo levantó y seguido lo dejó caer con fuerza sobre el piso.

Pete Ross estaba en su casa leyendo algunas historietas luego de cenar, cuando escuchó un estruendo. Miró por la ventana pero no vio nubes, ni relámpagos ni nada que pudiera parecérsele. Se encogió de hombros y continuó leyendo.

Lana Lang sintió un ligero temblor sacudir la mesa cuando estaba levantando los cubiertos para llevárselos a su tía a la cocina. No escuchó el estruendo que se produjo en la lejanía porque el volumen del televisor lo enmascaró, pero tuvo la desagradable sensación de qué algo andaba mal.

En medio de la plantación de los Kent se despejó una considerable área, abriendo un cráter de baja profundidad. Hojas, mazorcas y tierra caían alrededor, sacudidas por el brutal impacto. Al borde del área limpiada, Clark se tambaleaba sin conseguir ponerse de pie, aturdido. Black Mace sonrió al verlo, estaba por completar el trabajo para el que fue reclutado, uno que por vez primera había decidido a realizar ad honorem. Después de todo, estaba por pasar a la historia o mejor aún, cambiarla por completo, al convertirse en el responsable de terminar con una leyenda antes que esta siquiera tuviera oportunidad de comenzar. El placer de ese pensamiento le resultaba tan dulce, que le hacía babear. Seguro y confiado, caminó en dirección al pequeño.

, amenazó Jonathan Kent, apuntando su rifle a la cabeza del gigante de negro. Agitado, estuvo a punto de desmayarse por la fuerza del impacto que limpió esa área, pero la imperiosa urgencia de salvar a su hijo pudo más.

Cuando Clark vio a Jonathan aparecer de la nada e interponerse en el camino de ese hombre peligroso, arriesgando su propia vida para protegerlo, cualquier duda que pudiera quedarle sobre la real naturaleza de sus sentimientos se desvaneció. Se puso de pie sujetándolo del pantalón y lo abrazó. En lo que a él respecta, en adelante y para todos los efectos, ese hombre era y siempre será su padre.

Black Mace no se dejó conmover por el momento. Tomó su mazo, lo recargó y se lanzó sobre padre e hijo. , se dijo.

Capítulo siguiente: El hombre volador
Capítulo anterior: Interludio en el mañana

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…