Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 9

Interludio en el mañana

El novato alcanzó al sargento al doblar el corredor. Las alarmas que resonaban por toda la instalación anunciando problemas, callaron repentinamente. El silencio que invadió el lugar resultaba todavía más dramático, especialmente al verse interrumpido por el ruido de sus botas al golpear el piso metálico en su agitada carrera.

, comentó el sargento al percatarse de la compañía. , dijo señalando el laboratorio al final del pasillo, cuyas puertas habían sido arrancadas de tajo. .

Los dos oficiales de seguridad se apostaron a lado y lado de la entrada. A una señal del sargento, el novato cargó su arma y entró al laboratorio. Sabiéndose cubierto por el sargento, el novato avanzó en zigzag por el lugar, acercándose rápidamente a la mujer en uniforme rosa y blanco que se encontraba de rodillas al lado del cuerpo de un hombre aparentemente inconsciente.

, le gritó a la vez que le apuntaba a la cabeza, nervioso.

, le comandó el sargento, sujetándole el arma y alejándola de la cabeza de la mujer. .

balbuceó el novato avergonzado.

La mujer se puso de pie y avanzó hacia un panel de monitores y computadoras frente a ellos. Presionó algunos botones en los teclados allí dispuestos y en respuesta, los monitores comenzaron a desplegar información. Por su parte, el sargento se inclinó para atender al hombre caído, al que inmediatamente reconoció como otro de los Legionarios. Indicó al novato que solicitara una unidad médica de urgencia y mientras él se encargaba de cumplir la orden usando el radio comunicador atado a su muñeca izquierda, el sargento se acercó a la mujer y preguntó:

, respondió ella. . En ese momento, en la pantalla más grande del panel comenzó a reproducirse un video, recientemente grabado según la fecha reportada en la esquina inferior izquierda.

El video mostraba a un hombre en traje negro usando ese mismo panel de comandos. Una esfera plateada aparece en pantalla colgada de un gancho que la transporta desde un punto no determinado. El hombre se acerca a la esfera, sobre la que se dibuja una puerta de entrada sobre lo que antes parecía ser una superficie maciza. Antes que pueda entrar, una descarga eléctrica estalla sobre la esfera haciendo que el hombre gire sobre si mismo para quedar de cara a Garth, quien aparece en pantalla. Intercambian algunas palabras pero misteriosamente, el video no captura más que estática. De la nada, un gran mazo metálico se materializa en las manos del gigante de negro, quien lo levanta de forma amenazante pero antes que los dos puedan trabar pelea, una descarga de origen desconocido golpea al Legionario por la espalda, dejándolo inconsciente en el piso, en el mismo lugar donde lo encontraron. El hombre le habla a alguien que no ha quedado grabado en cámara, entra en la esfera y se desvanece en el aire. El reproductor es puesto en pausa y la imagen del video se congela.

, dijo la mujer introduciendo nuevos comandos por teclado. En la pantalla apareció el perfil del sujeto en cuestión: Mick Yardreigh, mercenario a sueldo identificado por el alias de Black Mace, quien en el pasado había tenido varios encuentros con la Legión y cuya última entrada en el perfil indicaba que se encontraba pagando condena el planeta prisión Takron Galtos. “Supongo que habrán olvidado cambiar su estado a prófugo”, comentó de forma sarcástica.

Presionó una nueva serie de comandos en el teclado. En una de las pantallas apareció la confirmación de que la esfera robada realizó un salto temporal al pasado y tras unos tecleos más, una segunda esfera emergió de la bodega situada al fondo del laboratorio. La esfera se estacionó a unos pasos y tal como en el video, una puerta apareció en ella.

, aconsejó el sargento intentando persuadirla de no ir en persecución del mercenario.

, replicó ella con determinación, sus labios no se movieron al hacerlo.

El sargento consideró prudente no interponerse. La observó entrar en la esfera y desaparecer un instante después. Sus palabras de despedida resonaron en su cabeza por largo rato: .

Capítulo siguiente: A que te cojo ratón
Capítulo anterior: Sin palabras

Comentarios

  1. Esta pequeña pausa en el mañana nos revela el origen del hombre que encuentra Clark en el granero. Cómo quisieramos a veces tener una de estas esferas para viajar en el tiempo, ¿verdad? Me pregunto si alguien con acceso a tal tecnología no intentariía cambiar algo de su propio pasado, resultaría muy tentador.

    Nos vemos la próxima semana, cuando retomaremos la historia en Smallville. Hasta entonces!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…