Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 8

Sin palabras

La camioneta aparcó lentamente a unos pasos del portón de entrada. Jonathan estaba agotado por el trabajo en la granja de los Braverman. Sin embargo, estaba agradecido que todo su esfuerzo fuera generosamente recompensado por Henry cuando le llevó la carga. Lo único que lamentaba de todo eso, era que tanto trabajo sirviera finalmente para beneficiar a un conglomerado chupasangre como LuthorCorp, para el que la distribuidora de Henry actuaba como representación en Smallville. Pero Jonathan estaba demasiado cansado como para complacerse en debates políticos con su conciencia, así que lo aceptó como una más de esas cosas en la vida que de momento no puedes cambiar. Como la milagrosa recuperación de Clark esa mañana, el impresionante calor que hizo durante todo el día o la misteriosa nave que ocultaban en el granero. Resignado, se sacudió el saco y bajó de la camioneta. Lento y sin afán, tal como venía conduciendo, entró en la casa.

Martha lo esperaba en la mesa de comedor, la que golpeaba incesantemente con un repetitivo movimiento de muñeca, produciendo un tap, tap, tap que Jonathan reconocía de inmediato como una mezcla inconfundible de impaciencia y preocupación. , se preguntó.

.

, dijo para tranquilizarla mientras apoyaba sus manos sobre los hombros de su esposa e intentaba uno de aquellos masajes relajantes que sabía que no se le daban nada bien.

.

Jonathan no tenía idea. Lo mismo había hecho esa mañana cuando el accidente de Pete. ¿Estaba relacionado con eso o había algo más que lo habría perturbado de forma tal que lo hiciera huir de casa? Y si así fuera, ¿qué pudo ser ese algo? De nuevo, no tenia idea. Lo que si sabia con certeza era que su hijo tampoco estaba en casa de los Braverman, donde él había pasado toda la tarde trabajando. Así que cansado y todo, no quedaba más que salir a buscarlo y cerciorarse que estuviera bien. Fue entonces que el teléfono sonó ruidosamente. Antes que timbrara por segunda vez, ya Martha estaba respondiendo con un apurado .

Quienquiera llamara había hecho el milagro de calmarla, observó Jonathan. Eso significaba que debían estarle dando buenas noticias y eso en términos generales era bueno, dadas las circunstancias. Esperó pacientemente a que su mujer se despidiera luego de una cascada de agradecimientos y un para enterarse que su hijo había estado en casa de Nell con su sobrina Lana y que no hacía mucho había emprendido el camino de regreso.

, le dijo a su esposa, antes que ella lo pidiera. La besó y salió de nuevo.

Jonathan abrió la puerta de la camioneta presto a subir a ella, cuando escuchó un ruido, un golpe seco proveniente del granero. Miró hacia allá y notó que dentro brillaba una luz blanca continua, no la luz amarilla a la que las pocas bombillas del techo lo tenían acostumbrado. Comenzó a acercarse para averiguar de qué se trataba, cuando algo salió proyectado por la puerta de madera, en la que quedó una pequeña abertura por donde aquel objeto hizo su salida violenta, dejando trozos de madera por doquier. Por un momento, la mente confusa de Jonathan se negó a creer lo que acababa de ver y apenas si reaccionó echándose para atrás cuando un hombre en traje negro, más grande que ningún otro que conociera en Smallville, terminó de romper la puerta. Aquel hombre lo miró con desprecio, como quien mira una cucaracha a la que ni siquiera vale la pena aplastar con la bota de un zapato viejo y lo ignoró, avanzando con paso firme en dirección a donde el objeto se estrelló.

Jonathan se quedó paralizado durante varios segundos. Luego, como si una corriente lo sacudiera de su estupor, entró en el granero. La cámara secreta estaba abierta de par en par y un objeto esférico del que provenía la luz blanca, flotaba sobre ella. No se detuvo a inspeccionar ninguno de los dos. Sin dudarlo, fue hasta uno de los anaqueles del fondo y de allí saco un viejo rifle. Lo cargó con un par de cartuchos y echó unos cuantos más en los bolsillos de su saco. Listo o no, salió de nuevo en persecución de aquel gigante, no tenía alternativa. Porque para su horror, ahora sabía a ciencia cierta que sus ojos no lo habían engañado la primera vez y que aquel objeto que salió volando por la puerta y que fue a estrellarse en medio de su plantación, no era otro que su pequeño hijo.

Su corazón palpitaba a más de lo que podía dar.

Capítulo siguiente: Interludio en el mañana
Capítulo anterior: Sorpresa en el granero

Comentarios

  1. Bueno, si eres uno de los que ha seguido esta historia hasta ahora: Gracias! Sería bueno tener tus comentarios o pensamientos sobre este trabajo, pero a todos nos da pereza escribir comentarios de vez en cuando :P

    Habrás notado un cambio en el ritmo de la narración y la introducción de algunos nuevos elementos que le han dado una dinámica diferente a la historia. Bueno, no podrás quejarte de que le haya faltado acción, ¿verdad? Acompañame el resto del camino para ver en qué termina todo.

    Nos leemos el próximo miércoles.

    Hasta pronto!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…