Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 6

Dos buenos amigos

Una suave brisa recorrió las planicies de Kansas, agitando suavemente las espigas de trigo plantadas por doquier, todavía a la espera de ser cosechadas. En un claro, de espaldas a un viejo árbol tapizado con hojas amarillas y cerca a un elevado molino de granja, encargado de bombear agua desde las profundidades, dos niños se encuentran casualmente.

, preguntó la pequeña niña.

, balbuceó Clark, nervioso pero sin entender la razón del por qué, algo que solía ocurrirle cada que se encontraba con Lana.

, cuestionó ella con incredulidad. Entre ese lugar y la granja de los Kent no debían haber más de tres kilómetros y aunque no resultaba una distancia considerablemente grande, para un niño de su edad era como caminar hasta la Luna.

, se apresuró a corregir Clark. . La franqueza de su respuesta debió bastar para Lana, porque no insistió en el tema. Se hizo un silencio que ninguno parecía saber como romper, hasta que Clark se animó a preguntar: .

, comentó con ensoñación. Clark asintió con una sonrisa picara, sin atreverse a confirmar con conocimiento de causa, lo que para ella eran suposiciones.

Lo invitó a que la acompañara hasta la casa donde su tía podría convidarles algo de tomar, pero él cortésmente declinó. Ya era casi de noche y prefería .

.

, confesó con voz apesadumbrada. Y aunque le causaba dolor expresarlo en voz alta, estaba complacido de poderlo sacar de su pecho, donde dolía mucho más.

Ella no dijo nada, tan sólo lo abrazó, una inocente manifestación de afecto que tuvo un efecto increíblemente reconfortante en Clark, que cerró los ojos para aprovecharlo al máximo. Este contacto produjo en él una sensación diferente a la que experimentaba con los abrazos de los Kent. Fue un intercambio de energía tan agradable, que su corazón palpitó con más fuerza y fue brotando de dentro de sí una oleada de calor tal, que se le sonrojaron las mejillas y dejó una marca grabada en la corteza de aquel viejo árbol cuando ese calor salió proyectado a través de sus ojos azules, ahora abiertos de par en par.

, preguntó asustado, separándose violentamente y rompiendo así el abrazo que Lana le había compartido con tanto cariño.

La niña, apenada, trató de justificar su comportamiento: .

Clark quiso interrumpirla para decirle que no se refería a su abrazo sino a la misteriosa ráfaga de calor que escapó por sus ojos, pero algo le dijo que no era el momento, que era mejor callar e ignorar la delgada columna de humo casi imperceptible que había quedado en aquel árbol como única huella de lo ocurrido.

, dijo avergonzado por haberla hecho sentir mal. Le puso una mano en un hombro y la miró con ternura hasta que ella le correspondió con una sonrisa. .

Lana vivía en casa de su tía, Nell Potter, quien la tenía bajo su tutela ante la continua ausencia de su padre, el reconocido arqueólogo Thomas Lang, que usaba su trabajo de exploración en el exterior para olvidar la muerte de su esposa. Frente al portón de su casa, Clark le compartió a su amiga aquello que más lo atormentaba desde que descubriera lo que ya sabemos: .

, dijo ella, intentando responder lo mejor que pudo. .

, reconoció Clark, con una urgencia nueva por correr a los brazos de la única mujer que había conocido como madre y escuchar la voz del hombre al que se orgullecía de llamar padre. Quizás no fuera su hijo de verdad, pero de momento, eran todo lo que tenía y lo que quería tener.

Se despidió de su amiga y emprendió el regreso, tomando el camino destapado junto a la carretera. Cuando se aseguró de que ella ni nadie más lo veía, echó a correr dejando tras de si una nube de polvo.

Capítulo siguiente: Sorpresa en el granero
Capítulo anterior: Meditando por lo alto

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Estrellas en Colisión - Capítulo 13

Atando cabos sueltos


La USS Enterprise entró al hiperespacio siguiendo la ruta previamente programada por Kemra en las computadoras de navegación. Igual que ocurriera durante el viaje de ida, los campos magnéticos resultantes amenazaron con desestabilizar el reactor, sólo que esta vez Scotty estaba preparado y rápidamente controló la situación, liberando de golpe la energía residual para conseguir el impulso necesario para ir más allá de los límites pre-establecidos. Los escudos deflectores estaban esforzándose al máximo para mantener la nave intacta.

“Aguanta, belleza, por favor”, pensó nuevamente Kirk, tendido en una de las camas de la enfermería.

Finalmente el impulso fue cediendo y la Enterprise comenzó a detenerse. Sin esperar por el permiso del doctor McCoy, Kirk abandonó la enfermería y fue directamente al puente de mando, donde reanudó sus labores como Capitán.

“Reporte nuestra posición, señor Chekov”, solicitó Kirk.

El teniente consultó sus instrumentos y comparó notas con …