Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 4

Mentiras, secretos y verdades

El médico terminó de examinar al niño. Aparte de algunos moretones sin importancia, no encontró razón para alarmarse. El pequeño Clark estaba tan sano y fuerte como siempre. Le dio una palmadita en las mejillas y salió del cuarto, dejándolo al cuidado de su madre, quien estuvo con ellos todo el tiempo. , pensó el galeno.

Bajó sin prisa las escaleras hasta la primera planta, donde lo esperaba Jonathan. Sentado en la sala, se le notaba nervioso, agitado y más pálido de lo usual. Sin embargo, lo que menos le agradó al médico, fue verlo sobarse el lado izquierdo del pecho con tanta fuerza e insistencia.

, preguntó.

, contestó Jonathan, confiando en que fuera tan solo eso, un achaque de esos que llegan con los años.

.

Jonathan esbozó una sonrisa forzada.

, advirtió antes que Jonathan pudiera replicar, como era su costumbre, .

El medico tomó su saco y sombrero, que colgaban del perchero a un paso de la puerta y se despidió. Jonathan lo observó subir a su auto, dar la vuelta frente del granero y conducir por el sendero hasta salir de la granja. Martha se reunió con él, bajo el porche de la entrada. Era más de medio día y el sol parecía calentar más que de costumbre.

, comentó Martha.

, musitó Jonathan sin todavía dar crédito a lo ocurrido.

, le interrumpió su esposa, abrazándolo con fuerza, con lagrimas en sus ojos.

Jonathan no estaba tan seguro de eso. Sospechaba que algo más estaba en juego. Precisamente, ese algo que durante los últimos ocho años habían mantenido enterrado, oculto bajo el piso del granero. Un secreto sobre el que ahora comenzaba a tener sus dudas.



La mujer se apartó de su lado y lo miro con determinación: . Se enjugó las lágrimas, las suyas y las de su esposo.

Jonathan asintió y con un beso renovaron sus votos y la promesa de mantener su secreto. Sin embargo, Jonathan no conseguía sacarse de la cabeza una duda que lo venía atormentando sobre su hijo:

En su cuarto, Clark comenzó a llorar. No entendía lo que le estaba ocurriendo ni por qué. Su cuerpo había sanado sorpresivamente rápido y de un momento para acá, podía ver mejor que antes, descubriendo detalles minúsculos en las cosas que lo rodeaban, tanto que casi parecía que pudiera ver a través de ellas. Y no sólo eso. También podía escuchar con claridad prístina cada sonido: el zumbido de las abejas del panal que colgaba del árbol sembrado atrás del granero, el tranquilo respirar de los caballos que descansaban en el establo situado al lado del silo y las voces de sus padres en la planta baja. Fueron sus palabras las que desataron su llanto. Podría no entender muchas cosas, pero si que las personas de allí abajo, aquellas a las que tanto amaba, no eran sus padres.

Capítulo siguiente: Meditando por lo alto
Capítulo anterior: En sala de urgencias

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…