Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 3

En sala de urgencias

gritó el hombre de gruesa constitución que se abrió paso por los pasillos del hospital hasta la camilla de la sala de emergencias, donde un golpeado niño contemplaba con lágrimas en los ojos, el yeso que cubría su brazo derecho. El hombre se detuvo a su lado con una expresión de furia tal, que basto para hacer que el niño olvidara que el acetaminofén no había conseguido mitigar del todo el dolor que la fractura la produjo.

, dijo tímidamente el niño sin siquiera levantar la mirada.

Una enfermera se acercó al hombre y se lo llevó para que llenara algunos formatos y pudiera llevarse al niño a casa. De nuevo, lagrimas enlagunaron los ojos de Pete, pero esta vez no eran causadas por el dolor físico de su lesión, este era un dolor que ninguna analgésico le iba a quitar.

, escuchó saludar a una delicada voz, tan dulce que Pete podría compararla con la voz de un ángel, claro, si conociera la voz de los ángeles. Frente a él, una niña de cabellos dorados que no le llegaban a los hombros debido al corte que llevaba, preguntó apuntando al yeso: .

, Pete se enderezó y decidió impresionar a la niña contando su propia versión de los hechos:

, interrumpió la niña con una sonrisa maliciosa, deleitada en el placer de desenmascarar a ese pequeño y agradable mentiroso.

Pete la miró con sospecha. ¿Cómo podía saber tanto de eso si nunca antes la había visto? .

.

¿Metrópolis? Esa era la ciudad metropolitana de mayor renombre y crecimiento en la costa este y quedaba a varias horas de distancia en carro. El año pasado Pete y sus padres habían ido allá a una de esas que no se molestaron en explicarle. Como sea, le dio la oportunidad de conocer los edificios más altos que había visto en su corta vida. .

.

, preguntó con curiosidad mientras la niña sacaba un marcador de una mochila rosa que colgaba de su hombro. Pete adivinó cuál era la intención de la pequeña y no se molestó en evitarlo. Ella respondió a su pregunta mientras garabateaba su nombre en el blanco yeso virgen que le cubría el brazo.

, recalcó con absoluta confianza.

Pete contempló el nombre en su yeso. Ya no le dolía el brazo y concluyó que eso, tener la oportunidad para conocer a esta pequeña, era lo mejor que le había ocurrido en la vida. Y todo gracias a Clark.

.

Pete salió de su ensueño con el impacto de la noticia. , pensó: .

Capítulo siguiente: Mentiras, secretos y verdades
Capítulo anterior: Culpa ciega y sorda

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Estrellas en Colisión - Capítulo 13

Atando cabos sueltos


La USS Enterprise entró al hiperespacio siguiendo la ruta previamente programada por Kemra en las computadoras de navegación. Igual que ocurriera durante el viaje de ida, los campos magnéticos resultantes amenazaron con desestabilizar el reactor, sólo que esta vez Scotty estaba preparado y rápidamente controló la situación, liberando de golpe la energía residual para conseguir el impulso necesario para ir más allá de los límites pre-establecidos. Los escudos deflectores estaban esforzándose al máximo para mantener la nave intacta.

“Aguanta, belleza, por favor”, pensó nuevamente Kirk, tendido en una de las camas de la enfermería.

Finalmente el impulso fue cediendo y la Enterprise comenzó a detenerse. Sin esperar por el permiso del doctor McCoy, Kirk abandonó la enfermería y fue directamente al puente de mando, donde reanudó sus labores como Capitán.

“Reporte nuestra posición, señor Chekov”, solicitó Kirk.

El teniente consultó sus instrumentos y comparó notas con …