Ir al contenido principal

Superman, la película novelizada

En junio de 1938, Jerry Siegel y Joe Shuster vieron por fin publicada en una revista impresa de comics, la que sería su más reconocida creación: Superman. 40 años después, en 1978, Richard Donner dirigió al recién descubierto Christopher Reeve en la que es aún hoy día considerada la mejor versión en cine del Hombre de Acero. Curiosamente, debido a las muchas complicaciones legales que se presentaron con los productores de la película, a la fecha no existe una adaptación "oficial" de esta película en cómic como tampoco en libro.

El próximo año (2018) se celebrarán los 80 años de la aparición de este icono de la historieta y los 40 años de la película de Donner. Para aportar mi "granito de arena" a esta celebración y de paso estirar un poco ese músculo de escritor que he dejado dormir durante ya demasiado tiempo, publicaré en este blog mi versión novelizada de la película, adaptada y complementada pero procurando mantener siempre la esencia de la misma. Como tal, se tratará de un producto propio y personal, sin ninguna asociación directa o indirecta con DC Comics o Warner Bros. (propietarios de los derechos de explotación de este personaje, que aunque forma parte de la cultura popular no es de dominio público) e inspirado en el trabajo que otros escritores realizaron y que merecen todo el crédito:

Mario Puzo
David Newman
Leslie Newman
Robert Benton
Tom Mankiewicz

Retomando el modelo de publicaciones anteriores en este blog, cada miércoles estará en línea un nuevo capítulo. Espero que esta versión sea del agrado de ustedes los lectores, porque estoy seguro que yo disfrutaré escribiéndola.

Imagen tomada de Google

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Estrellas en Colisión - Capítulo 13

Atando cabos sueltos


La USS Enterprise entró al hiperespacio siguiendo la ruta previamente programada por Kemra en las computadoras de navegación. Igual que ocurriera durante el viaje de ida, los campos magnéticos resultantes amenazaron con desestabilizar el reactor, sólo que esta vez Scotty estaba preparado y rápidamente controló la situación, liberando de golpe la energía residual para conseguir el impulso necesario para ir más allá de los límites pre-establecidos. Los escudos deflectores estaban esforzándose al máximo para mantener la nave intacta.

“Aguanta, belleza, por favor”, pensó nuevamente Kirk, tendido en una de las camas de la enfermería.

Finalmente el impulso fue cediendo y la Enterprise comenzó a detenerse. Sin esperar por el permiso del doctor McCoy, Kirk abandonó la enfermería y fue directamente al puente de mando, donde reanudó sus labores como Capitán.

“Reporte nuestra posición, señor Chekov”, solicitó Kirk.

El teniente consultó sus instrumentos y comparó notas con …