Ir al contenido principal

Secuencia de caritas

Ya pasaba mediodía, el sol brillada en lo alto de un cielo libre de nubes, calentando como si fuera pleno verano en lo que eran los primeros días del invierno. Ella saludó con un gesto de su mano mientras se acercaba caminando, sin prisa como de costumbre.

Yo sonreí, que más podía hacer. A fin de cuentas, nadie me había obligado a ir allí. Cierto, yo solito me ofrecí y ahora no quedaba mas que cumplir.

Algo de aquel reclamo apagado pareció notarse en mi rostro, porque luego de escuchar un "hola", lo siguiente que dejó salir de sus labios fue un "no fue mi culpa".

No fueron las palabras, por supuesto, fueron los gestos que hizo al pronunciarlas lo que me hizo estallar en risas. Claro que las risas se apagaron con su siguiente intervención:

"¿Podemos darnos prisa? No dormí bien anoche y estoy que me duermo", dijo mientras cerraba los ojos con pereza, para dar soporte a su petición.

"¡Que tal!", pensé. Tras de cotudo con paperas... mira que ahora salí a deberle pues... mejor dicho, que la duerman donde la trasnocharon, yo me voy para mi casa.

"Tan bobito", dijo ella con una sonrisa mientras me agarraba de gancho. "Sólo decía por molestar, muchas gracias por acompañarme", remató con una sonrisa y los ojos muy abiertos.

"Ya lo sabía", replique con un aire de modestia tal que haría palidecer a un argentino en su humildad.

De pronto, sin aviso de por medio, un "¡Auch!" escapó de sus labios y no pude menos que temer lo peor. Presurosa hurgó entre su cartera, que parecía no tener fondo por como escudriñaba en un sentido y otro. "Creo que la dejé", murmuró.

¡El colmo!, pensé. Apreté los dientes y exclame un maldita sea mientras mi cabeza explotaba de rabia... al menos así lo imaginé, pero la verdad, no era para tanto. Al final, la encontró.

"Ahora sólo nos queda cruzar los dedos para que no se haya agotado aún", dijo con una de sus contagiosas sonrisas.

Bostecé, era quizás efecto de los frijoles haciendo digestión en mi estomago o era quizás que quien no había tenido suficiente sueño la noche anterior no era precisamente ella. "Quizás debamos dejarlo para otro día", sugerí.

Ella se tapó los oídos y moviendo la cabeza de un lado para otro cantaba entre risas: "soy de palo, no oigo nada". Ni modo, habría que continuar.

Mientras avanzábamos por la acera del centro comercial, me compartió con especial detalle la noche de diarrea que pasó su mascota, un cachorro de Beagle, al comerse un ratón que intentó colarse en la casa. Demasiada información para procesar, especialmente en lo colorido de los detalles.

Ella soltó una andanada de ricillas que me recordaron al perro Pulgoso de las caricaturas de Hanna-Barbera que veía de niño. Claro, no era en su estomago que los frijoles se revolvían con las imágenes que su anécdota había plantado en mi cabeza.

Aplaudí en respuesta a su burla. "¿Y eso a qué viene?", me preguntó. "A que finalmente dejaste ver tu lado malvado", respondí con ironía.

"¿Yo?", replicó ella haciendo su mejor imitación de lo que podría ser un ángel, juntando sus manos como si elevara una plegaria a los cielos que a su vez contemplaba. Lo cierto era que no estaba imitando, un ángel era lo que ella era.

Me puse verde y no precisamente de la ira cuál remedo de Hulk, fue más bien cosa de envidia por no poder decir lo mismo. Lo más lamentable de la historia, fue que finalmente llegamos a nuestro destino.

Hizo su pedido y la niña al otro lado del mostrador le atendió de buena gana. Ella pasó su tarjeta para pagar, la misma que casi creyó haber dejado y luego emprendimos el camino de regreso, cada uno comiendo su cono con el sabor de temporada: Crispí con yogurt de frutos rojos.

Ella soltó una carcajada y al saber que era feliz, sonreí, pero como no iba a resultar de otra forma, me mordí la lengua al hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…