Ir al contenido principal

El niño que aprendió a volar - Capítulo 1

Juego de niños

La campana resonó por todos corredores, irrumpiendo en los salones de clase para anunciar el descanso de media mañana. Al igual que el resto de los niños, Clark guardó sus libros de estudio en su mochila, la acomodó en el cajón bajo la tabla de escribir de su pupitre de madera, tomó su lonchera y salió corriendo al patio de recreos que quedaba en la parte posterior de la escuela. El patio de juegos era lo suficientemente amplio para que los casi cien niños que estudiaban allí pudieran distraerse libremente, ya fuera en los juegos de tiovivo, las barras o los espacios dispuestos para armar improvisados encuentros de beisbol casero o de Football americano. Era para un picadito de esto último precisamente, que un grupo de sus compañeros estaban ya organizándose.

, le preguntó su amigo Pete, un peli-mono lleno de pecas que lo tomó del brazo presuroso. .

, respondió Clark y corrió junto a su amigo Kenny para tomar posición en el campo de juego, luego de poner la lonchera junto con todas las demás, amontonadas al borde de la imaginaría línea de meta que demarcaba su cancha de juego.

La pequeña Lana y dos de sus amigas se sentaron bajo la sombra de un árbol desde donde se contemplaba el juego de sus compañeros. La pelirroja saboreaba su merienda mientras sus dos amigas parloteaban sobre algo, la verdad no les prestaba mayor cuidado. Su atención estaba centrada en el juego de los niños, en uno de ellos en particular.

Clark tomó el balón y avanzó hacia la línea de meta contraria. Kenny bloqueó a Pete pero su otro compañero no pudo contener a Brad, que tenía un físico superior aunque compartía la misma edad de sus compañeros. Brad no tuvo contemplación alguna y derribo a Clark con algo más de fuerza de la que realmente necesitaba. Le gustaba apalear a los pequeños sabelotodo y nada mejor que hacerlo dentro del campo de juego, donde podía excusarse con un sencillo .

Lana se puso de pie de golpe y casi derramó la bebida de su botella, un delicioso jugo de fresas preparado por su tía Nell esa mañana.

Clark tenía la vista borrosa por las lágrimas que escurrían por sus ojos. No eran de dolor, prácticamente no había sentido el empujón. Eran de orgullo herido y rabia, al escuchar la mofa que el pesado de Brad hacía a costa suya. Se puso de pie sin limpiarse la tierra de sus jeanes ni los raspones que la caída le había dejado en los codos y se abalanzó contra Brad. Pete se percató del arrebato de su amigo y pensó . Sin pensarlo dos veces, corrió para interponerse en el camino de Clark y bloquearlo antes que fuera demasiado tarde.

Lo siguiente que Pete recuerda, es la cara del enfermero que le decía con voz suave: .

Capítulo siguiente: Culpa ciega y sorda

Comentarios

  1. Este es el primer capítulo en esta serie de fan-fiction dedicada a uno de mis personaje favoritos de todos los tiempos (debo decir su nombre o ya lo dedujiste?).

    Cada miércoles un nuevo capítulo.

    Hasta la próxima!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Superman - Capítulo 1

El juicio de Krypton
“No es fantasía. Ni el producto alocado de una imaginación descabellada”.

La luz del cristal verde en el cayado del báculo brilló, dando inicio al protocolo de transferencia de información.

“No, mis buenos amigos. Las acusaciones que les he presentado hoy, los cargos específicos listados contra estos individuos, sus actos de traición, su último propósito de sedición… Estos son todos hechos innegables”.

El brillo del cristal se opacó de nuevo, indicando que los testimonios y registros visuales que soportaban las acusaciones formaban ya parte del registro permanente de la Computadora Central del Consejo de Ciencias, la entidad encargada de gobernar el planeta Krypton. Como era habitual en juicios como este, los Concejales no estaban presentes en el Gran salón del tribunal de Justicia, sino que veían y escuchaban todo desde un lugar seguro, haciendo sentir su presencia en la forma de enormes hologramas de sus rostros proyectados alrededor. Jor-El, un reconocido cient…

Editorial - Grandes Momentos... el libro

En septiembre pasado recibí los primeros libros formalmente impresos, ¡y que gran momento fue ese!


Sé que estamos en la era digital y todo eso, pero para un escritor aficionado del siglo pasado como yo, esto de tener tu obra impresa y poder pasar las hojas de papel mientras devoras las historias allí consignadas, tiene un significado especial. Es así como este sueño finalmente se ha materializado y con ayuda de mi esposa, puedo poner a disposición de todos esta primera obra:

Grandes Momentos de instantes cotidianos

La frustración de un encuentro fallido.La pérdida de un ser amado. La tentación de una infidelidad. Los miedos de infancia que reviven...
Todos momentos por los que cualquiera de nosotros o alguien que conocemos puede atravesar. Momentos seguramente irrelevantes para el resto pero grandes para quien los vive.
Todos ellos, grandes momentos de instantes cotidianos.

Consulta este enlace para aprender cómo comprar en autoreseditores.com y luego...

Esta recopilación inicialmente p…

Estrellas en Colisión - Epilogo

Concluyó así ese extraño viaje a lo que podríamos llamar otro Universo. Tiempo después, cuando la Federación hubo establecido la paz con el pueblo Klingon, supe que ellos encontraron los restos de la nave que trajo a Kemra a nuestro Universo y que adaptaron sus hiperimpulsores en una de sus Aves de presa. De dicha nave no volvió a tenerse noticias y los Klingon creen que simplemente se destruyó al alcanzar una velocidad por encima del límite, razón por la que abandonaron su investigación. Nosotros sabemos que la nave sobrevivió, pero quizás nunca sepamos qué pasó con su tripulación. ¿Será posible que todavía sean prisioneros del Imperio? Quizás nunca lo sepamos con certeza, aunque he escuchado rumores no confirmados, de que luego de conocer sobre nuestra odisea, los Klingon podrían estar preparando una misión de rescate. ¿Será posible?

Como sea, a la fecha, nadie ha reportado tener una experiencia como la nuestra. Debo confesar, que luego de mis muchos años de viajes por este Univers…