Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2011

Editorial - Ahora si comenzamos!

Bienvenidos!

En estas páginas compartiré con uds. todos los anhelos, fantasías, pesares, alegrías y demás sentires, reflejados en las letras de cuentos, narraciones breves o relatos que llaman. Pero no se equivoquen, no se trata de relatos autobiográficos, muchos son resultado de divagaciones sobre un "que tal si...", pero no por eso serán menos realistas. Bueno, quizás lo sean, pero no todos.

Para comenzar, inicialmente iré publicando una selección originalmente compilada bajo el título Grandes Momentos de instantes Cotidianos, que presenté el año pasado como propuesta al X concurso nacional de Novela y Cuento de la Cámara de Comercio de Medellín, del que recién se publicaron los ganadores y no, esta selección no fue la favorecida por el jurado en esta ocasión, quizás para una próxima :)

Dejo entonces a su consideración estos cuentos (agrupados para este medio bajo la etiqueta de Momentos) a la espera que sean de su agrado y si lo son, e incluso si no, estaré agradecido de lee…

El 58

Se levantó temprano. Ya tenía su programa para ese prometedor festivo. Subiría al cerro de Monserrate, almorzaría con unos amigos, iría a una obra de teatro y finalmente, derecho a la camita, a dormir, para reposar todo el trajín de su ameno día. Se equivocaba.

No había terminado de tomar su desayuno, un par de pandebonos recalentados del día anterior acompañados con café con leche instantáneo (tanto el café como la leche), algo liviano antes de su primer cita del día, cuando un sonido como de lavadora defectuosa proveniente de su zona estomacal, lo hizo correr al baño. Al parecer, no le hicieron ninguna gracia a sus jugos gástricos la buena dosis de frijoles acompañados con ensalada verde que tuvo por cena la noche anterior. Maldiciendo, tuvo que regresar al baño no una, sino tres veces y en cada entrada dejaba un maloliente deposito de desechos que su cuerpo se negaba a procesar. "Que situación más bochornosa", pensó. Fue una fortuna que su compañero de apartamento estuvi…