Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

El niño que aprendió a volar - Capítulo 9

Interludio en el mañana
El novato alcanzó al sargento al doblar el corredor. Las alarmas que resonaban por toda la instalación anunciando problemas, callaron repentinamente. El silencio que invadió el lugar resultaba todavía más dramático, especialmente al verse interrumpido por el ruido de sus botas al golpear el piso metálico en su agitada carrera.

"Vaya forma de comenzar tu primer día con la Policía Científica, novato", comentó el sargento al percatarse de la compañía. "La alarma vino de allí", dijo señalando el laboratorio al final del pasillo, cuyas puertas habían sido arrancadas de tajo. "Prepárate, quienquiera haya tenido el valor para entrar por la fuerza aquí significa sólo una cosa: ¡problemas!".

Los dos oficiales de seguridad se apostaron a lado y lado de la entrada. A una señal del sargento, el novato cargó su arma y entró al laboratorio. Sabiéndose cubierto por el sargento, el novato avanzó en zigzag por el lugar, acercándose rápidamente a la…

El niño que aprendió a volar - Capítulo 8

Sin palabras
La camioneta aparcó lentamente a unos pasos del portón de entrada. Jonathan estaba agotado por el trabajo en la granja de los Braverman. Sin embargo, estaba agradecido que todo su esfuerzo fuera generosamente recompensado por Henry cuando le llevó la carga. Lo único que lamentaba de todo eso, era que tanto trabajo sirviera finalmente para beneficiar a un conglomerado chupasangre como LuthorCorp, para el que la distribuidora de Henry actuaba como representación en Smallville. Pero Jonathan estaba demasiado cansado como para complacerse en debates políticos con su conciencia, así que lo aceptó como una más de esas cosas en la vida que de momento no puedes cambiar. Como la milagrosa recuperación de Clark esa mañana, el impresionante calor que hizo durante todo el día o la misteriosa nave que ocultaban en el granero. Resignado, se sacudió el saco y bajó de la camioneta. Lento y sin afán, tal como venía conduciendo, entró en la casa.

Martha lo esperaba en la mesa de comedor, l…

El niño que aprendió a volar - Capítulo 7

Sorpresa en el granero
Clark bordeó la esquina, vio la camioneta de su padre entrar a la granja y se detuvo, ya no corrió más. Por mucho que quería llegar y abrazarlo, sabía que iban a reprenderlo por estar afuera tan tarde y es que para cuando llegó a la verja de la entrada, ya las estrellas comenzaban a poblar el cielo nocturno. Se ajustó la chaqueta roja, su segunda chaqueta favorita y que ahora se había convertido en la primera, ya que aquella otra la había perdido en la mañana. Exhaló un pronunciado suspiro y continuó camino a la casa con paso lento.

Mientras caminaba, Clark rememoró los acontecimientos del día y por mucho que lamentaba haber lastimado a su amigo, se maravillaba de haberlo podido derribar, algo que nunca había podido hacer antes. Ni que decir del salto con que alcanzó la cima del viejo molino o el haber recorrido la distancia desde la casa de los Lang en unos pocos segundos. Con algo más de esfuerzo, estaba seguro que podría salvar esa distancia en menos tiempo …

El niño que aprendió a volar - Capítulo 6

Dos buenos amigos
Una suave brisa recorrió las planicies de Kansas, agitando suavemente las espigas de trigo plantadas por doquier, todavía a la espera de ser cosechadas. En un claro, de espaldas a un viejo árbol tapizado con hojas amarillas y cerca a un elevado molino de granja, encargado de bombear agua desde las profundidades, dos niños se encuentran casualmente.

"¿Clark? ¿Qué haces tan lejos de tu casa?", preguntó la pequeña niña.

"Yo…", balbuceó Clark, nervioso pero sin entender la razón del por qué, algo que solía ocurrirle cada que se encontraba con Lana. "Yo salí a caminar y caminar…"

"Llegaste hasta aquí desde tu casa… ¿caminando?", cuestionó ella con incredulidad. Entre ese lugar y la granja de los Kent no debían haber más de tres kilómetros y aunque no resultaba una distancia considerablemente grande, para un niño de su edad era como caminar hasta la Luna.

"No, claro que no", se apresuró a corregir Clark. "Corrí una parte&…